TEMAS CONSULARES
PRENSA
18.01.2008. El Líbano:Torres y edificios de lujo se levantan en Beirut Los valores inmobiliarios aumentaron en un 50%
A pesar de la fuerte crisis política que está viviendo el Líbano desde hace más de diez meses, y a pesar de los sangrientos atentados dirigidos contra algunos diputados, el sector inmobiliario en el Líbano ha podido desligarse de la recesión y marcó una creciente actividad que se tradujo en numerosas obras en todos los barios de Beirut.

"Con todo lo que ha vivido el Líbano desde el asesinato de Rafiq Hariri, en 2005, esperábamos un colapso en el sector inmobiliario", admitió el experto Boudisseau Guillaume de la empresa inmobiliaria Ramco.

"No sólo el mercado ha permanecido estable, sino que las obras de construcción están avanzando rápidamente y los precios se han incrementado en más de un 50 por ciento en dos años", sostuvo.

Boudisseau dijo que más de 200 nuevos proyectos se encuentran actualmente en fase de desarrollo en Beirut, incluidos los rascacielos residenciales de lujo con nombres como "Sky Homes", "Dream Bay" "Platinum Tower", y "Hugo 43".

Un vistazo a la situación socio política del Líbano muestra que los indicios no son alicientes para que los inversores se vuelquen al mercado inmobiliario en este país. La guerra que Israel desató contra el Líbano en el verano de 2006 ha causado enormes daños y ha alejado a los inversionistas. Además, el enfrentamiento militar entre el ejército libanés y el grupo terrorista en el campamento de Nahr el Bared fue muy férreo y duró varios meses, los atentados políticos no cesan y no hay nada que indique que la crisis política entre la mayoría y la minoría ha de tener alguna solución a corto plazo.

Pero a pesar de esta situación, Boudisseau dijo que "hay un sorprendente clima de optimismo entre los contratistas en el sector inmobiliario a pesar de que saben que el apetito de los ricos clientes del Golfo se ha reducido desde la guerra del verano de 2006 y que el volumen de las ventas es menor que antes".

Por su parte, el Gobernador del Banco Central del Líbano, Riad Salameh, considera que el continuo interés en el sector inmobiliario se debió en parte a las estimaciones bajas de los valores de las propiedades en el Líbano luego del asesinato de Hariri el año 2005 en comparación con el aumento de las propiedades en varios países árabes a raíz del aumento del precio del petróleo. Esta situación, dijo Salamah, incentivó a los emigrantes libaneses y a los extranjeros a procurar mayores beneficios, especialmente en el sector inmobiliario.

Por su parte, el experto Boudisseau consideró que "los precios de las propiedades en Beirut han sido últimamente inferiores a otros países, y esto es una invitación indirecta a los inversionistas a venir a invertir en el Líbano en estos momentos para beneficiarse de los bajos precios". "El costo por metro cuadrado en el centro de Beirut está entre 1.000 y 4.000 dólares", aclaró.

El experto inmobiliario Cristian Baz dice que "en el Líbano se puede comprar una propiedad de 300 metros cuadrados por 600.000 dólares".

Boudisseau continuó diciendo que "Los desarrolladores inmobiliarios han mantenido sus precios, y algunos incluso los han aumentado. Ellos piensan que en caso de elegir un nuevo presidente de la República los precios tenderán a subir y que, en el peor escenario, se mantendrán tal como están ahora y no bajarán de ninguna manera".

"Esta lógica se aplica también a los clientes: compren ahora porque el fin de la crisis política provocará un fuerte aumento en los precios".

El alza de los precios se debió principalmente a la escasez de lotes disponibles para la construcción en Beirut y al aumento de los costos de la mano de obra y de los materiales de construcción.

Boudisseau dijo que la emigrados libaneses representan "más del 50 por ciento de los clientes" en el sector inmobiliario.

El Banco Central Libanés aclaró que la economía libanesa que sufre las consecuencias de una deuda exterior que supera los 40 mil millones de dólares, sigue dependiendo en gran parte de las remesas anuales que giran los emigrados libaneses a sus parientes y que alcanzan anualmente los cinco mil millones de dólares.

"Ellos son los que están impulsando el mercado porque, haya o no crisis, ellos siguen aferrados a asegurar la tenencia de la casa propia en el Líbano", dijo Baz. Y finalizó diciendo: "Estamos viviendo el proceso de absorber los temblores. Dos o tres meses después de un ataque, e incluso de una guerra, las actividades vuelven de prosperar con mucha fuerza. Es como un milagro".

LINKS ASOCIADOS
EL LIBANO
CONSULADOS
EMBAJADAS EN EL MUNDO
Acceder al Link de Informacion
Acceder al Link de Informacion
Acceder al Link de Informacion
Acceder al Link de Informacion
Acceder al Link de Informacion